Tel. 93 846 24 52 - 93 845 41 14 - 609 307 274

Avinguda del Rei en Jaume, 213  •  08440 Cardedeu  •  Barcelona

Idioma:

CAT

ESP

MEDICINA BUCAL

INICIO

TRATAMIENTOS

EQUIPO

INSTALACIONES

CASOS&COSAS

“Los odontólogos somos una pieza clave en la prevención del cáncer oral”

“La conexión médico-odontólogo-paciente es crucial para tener éxito”

Odontología oncológica, nueva área de Roselló & Camps

Un tratamiento oncológico deja huella en el organismo, y la boca no es una excepción. Cirugías, radioterapias, quimioterapias y fármacos provocan cambios y molestias en la boca, efectos que pueden y deben ser tratados por la medicina bucal. La odontología oncológica es la disciplina que se ocupa del tratamiento odontológico integral del paciente oncológico. En Roselló & Camps hemos creado el área de odontología oncológica, liderada por el doctor Àlvar Roselló, Máster en Odontología en Pacientes Oncológicos por la Universitat de Barcelona. El doctor Roselló nos cuenta en qué consiste esta especialidad.

 

¿El paciente oncológico puede hacerse tratamientos dentales? Hay bastantes mitos al respecto…

Sí, en principio sí, aunque cada paciente oncológico es un caso único y hay que valorar su caso individualmente. También hay que valorar qué tipo de tratamiento va a seguir o está siguiendo para superar la enfermedad. La radioterapia, la quimioterapia o la cirugía dejan secuelas distintas y sus efectos secundarios también son distintos.

 

¿En qué ámbitos actúa la odontología oncológica?

Podríamos decir que en todos: prevención, conservación, rehabilitación, estética… Los odontólogos somos una pieza clave en la prevención del cáncer de boca, ya que cuando el paciente se encuentra una herida o un “bulto” en la boca, al primero que acude es al dentista. La prevención es la medida más importante: detectar el problema en fases iniciales hará que las posibilidades de éxito sean mucho mayores. Por eso es necesario que todo el mundo se haga revisiones periódicas.

Desgraciadamente, muchas veces actuamos en fases tardías, cuando la enfermedad ya ha aparecido o después de la eliminación del tumor. Para eliminar ciertos cánceres de la boca, muchas veces se tiene que recurrir a la cirugía, y eso implica problemas tanto funcionales como estéticos. Ahí es donde también entramos nosotros, realizando prótesis adaptadas a cada situación para que el paciente pueda comer, hablar, sonreír… En definitiva, recuperar salud y calidad de vida.

 

El paciente oncológico, ¿en qué momento debe visitar a su odontólogo?

Lo ideal es visitar al odontólogo antes de iniciar el tratamiento oncológico, para hacer una revisión del estado de la boca y comprobar si hay que realizar algún tratamiento. En ese caso, podremos hacerlo antes de iniciar el tratamiento oncológico. Hay que tener en cuenta que tanto la cirugía como la radioterapia o la quimioterapia agravan la situación bucal del paciente. Si ya de por sí la boca no está en óptimas condiciones, el estado bucal puede llegar a ser lamentable. Hay tratamientos bucales que no se pueden realizar hasta un tiempo después de recibir ciertos tratamientos oncológicos. Al final, es el pez que se muerde la cola. Por ejemplo, supongamos que un paciente tiene varias caries y debe recibir radioterapia por un cáncer de lengua, y no se ha tratado las caries antes de iniciar la radioterapia. Lo que va a pasar es que por culpa de la radioterapia va a tener menos saliva o ninguna, y la saliva es un medio protector que nos ayuda a no tener caries. Como consecuencia, las caries que tenía se harán más grandes y quizá haya que extraer esos dientes, pero como ha recibido radioterapia no se pueden extraer hasta pasado cierto tiempo. Ese tiempo va a provocar que las caries se hagan más grandes, que el paciente tenga flemones (infecciones), que le duela, no pueda comer… Por tanto, actuar a tiempo en cuanto a prevención y preparación de la boca es fundamental.

 

¿Cuáles son los tratamientos más habituales?

Como decía, cada paciente es un caso distinto, pero podríamos establecer dos perfiles. Por una parte, está el paciente que viene antes de iniciar el tratamiento oncológico y “simplemente” se tiene que hacer una limpieza bucal o extraer algún diente. En segundo lugar está el paciente que viene una vez que ya ha recibido el tratamiento oncológico; este caso ya es más complejo. Lo primero que hacemos es pedir el historial médico del paciente para saber exactamente qué patología padece o ha padecido, qué tipo de tratamiento oncológico va a recibir o ha recibido y, además, tratamos de tener una conexión directa con el cirujano, oncólogo, radiólogo… que lleve al paciente. Al final, esa conexión médico-odontólogo-paciente es crucial para tener éxito.

 

¿Cuáles son los beneficios principales de la odontología oncológica?

Son beneficios tanto funcionales como estéticos. Hay pacientes, por ejemplo, a quienes se les tiene que eliminar media mandíbula para solventar el tumor. El paciente quedará curado, pero no podrá sonreír, ni comer en público… Son pacientes que psicológicamente quedan muy afectados, y nosotros podemos conseguir que puedan comer, reír y hablar. Curar el cáncer es la primera etapa, luego hay que rehabilitar al paciente a todos los niveles.

 

También me gustaría puntualizar que el tratamiento dental no perjudica ni interfiere en la evolución del oncológico, es decir, el tratamiento dental siempre se va a adaptar al oncológico. Si se detecta que dicho tratamiento puede perjudicar en cualquier medida al oncológico, se va a posponer hasta el momento que se pueda realizar.